La Fábula de la Evolución


 

 

1469048_10151861303803789_1896866056_o

 

El dramaturgo Ramón Griffero 

…para La Fábula de la Evolución.

 

Ante todo me gatilla un instante de enorme júbilo, presentar esta gran primera novela de Eugenio Norambuena, y compartir la alegría de un trabajo creativo que se plasma en estas hojas, fruto de una opción sentido, y visión de vida, que se expresa a través de esta escritura.
Cuando subrayo lo de sentido de vida es porque conozco, desde sus inicios, la constante dedicación al oficio de escritor de Eugenio, situando su labor en el espacio del arte, sabiendo todo lo que conlleva este lugar como desafío de una sobrevivencia y como acto de resistencia.
Reconociendo en esta escritura un laberinto del saber, y de presencia de las otras dimensiones de nuestro mundo, frente a las ficciones de la realidad.
Ya, en los relatos que componen su libro “Mujeres sin pelo en la vagina, cuentos de chilenas audaces”, Me enfrenté no solo a la audacia de un aguda y trasgresora percepción de nuestro entorno, pero sobre todo, a una capacidad narrativa de ahondar en las psiquis individuales, a través de fantasiosos pero concretos relatos que nos situaban en el límite de los deseos y pulsiones, encarnados en un universo de mujeres moldeadas por no tan solo por sus obsesiones, a su vez por nuestra geografía y por los poderes ocultos de aquel territorio.
Hoy en esta fábula las pulsiones y la geografía de los habitantes de esta historia desbordan.
Si ya las temáticas de Eugenio nos sorprenden, es sin duda la particularidad de su escritura que nos cautiva, ya que logra hacer destellar nuestro idioma, para que este dé cuenta, y ahonde, en espacios que traspasan los límites de la exigua cotidianidad de nuestras palabras.
Hoy celebramos la aparición de este Universal relato… ”La fábula de la evolución”, si digo universal, es precisamente porque nos conduce hacia un impensable porvenir, a un nuevo origen de la gestación de la especie del universo y da cuenta de la trasmutación de los dioses.
Cuestión esencial al desarrollo de nuestras culturas que evolucionan o se extinguen junto a la caída de los dioses que la sustentan, (Quetzalcóatl-Zeus- Atan etc.).
Eugenio no solo nos lleva por el camino de un fantasioso relato. Su mundo narrativo, establece el simulacro de una nueva biblia. Asociándose a los escritos religiosos, y recordándonos que no son más que novelas que transforman en el alma y las conductas de una especie. Este libro nos recuerda el poder de la palabra para plasmar los orígenes de la humanidad y establecer las costumbres, valores, y dioses, de un presente.
Desde ese lugar, en algunos milenios, los arqueólogos del futuro al excavar entre nuestras ruinas encontraran este texto, y creerán que se enfrentan al libro originario de una secta y a los residuos de un tiempo tan perdido como la Atlántida, además confirmaran su descubrimiento ya que los personajes de esta fábula los remitirán a las huellas de personajes pre existentes (Caín- Jesús-Bin laden).
Es ahí, en esa Atlántida sumergida en los mares del sur de nuestro país, en una ciudad de personajes indescriptibles, gobernada por una matriarca de 1000 años, que se da inicio a esta laberíntica e misteriosa historia, que los apabullara de sensaciones.
Sin duda no está en esta presentación contar los múltiples planos en que se diversifica este relato, (y aunque lo deseara me sería imposible ya que Eugenio Norambuena construye una leyenda, una odisea, y como tal nos lleva a lugares y situaciones imprevisibles, pareciera que estamos frente a un gran ejercicio de algebra literaria que debemos ir dilucidando. Sorprende, los infinitos referentes de nuestra cultura actual que se trasmutan a través del tiempo y se re significan. Al leer la fábula de la evolución, el escritor nos entrega un punto de realidad que extrapola y nos inmersa en esta hazaña. Ya que sin duda es una hazaña el desafío de replantearse, lúdicamente, científicamente, la construcción de nuestro planeta en los milenios a venir.

Estamos en una historia que es una telaraña de intrigas de poder, de mutaciones, ocupando diferentes lugares icónicos del planeta. Pero cuando hablamos de poder, también Eugenio Norambuena, estructura otro edificio de dominación menos artesanal que el actual, donde la partícula de dios, y los indescriptibles mutantes, futuros habitantes de esta tierra, se entrelazan en las guerras del futuro.
Estableciendo otras estructuras de gobierno que se relacionan más con el universo, con el lado obscuro de la luna, que con alguna simple urna donde votar.
La fábula de la evolución es dentro de nuestro paradigma literario una novela de ciencia ficción, pero yo diría que es la ciencia ficción de una novela.
Para ser ecuánime si alguna crítica debo realizar como lector, es que su multiplicidad de referencias históricas y científicas, lo hacen a uno detenerse y buscar en internet algunos de estas múltiples citas enciclopédicas, que uno desconoce o sabe pero no con certeza su origen, para encontrarse a veces que nuestra búsqueda no es más que otro artificio de este escritor.
No le pregunté a Eugenio de donde surgió este gran proyecto de construir esta fábula de la evolución, sin embargo siempre ha sido inquietante, la literatura de este género, tan solo pensar en Orwell 1984 –La quema de libros en Fahrenheit o la inspiración del creador de Internet, al leer la torre de babel de Borges.
Indagué que en nuestro país por decreto real en 1778 se proscribió la novela de “El año dos mil cuatrocientos cuarenta” Mercier algo inquietante tiene este género que al hablar desde el futuro nos deja en el abismo de lo posible. Pero sobre todo nos hace preguntarnos por el hoy y maravillarnos sobre las posibilidades de proyección a un más allá de nuestra inmediatez. Laberinto intrigante que es el centro de esta fábula de la evolución. Finalmente no hay más que desear (un mierda como en el teatro) símbolo de público y éxito, a este libro que abre aún más los horizontes de nuestra lengua y del imaginario de nuestro territorio, generando un aporte que amplía el abanico de nuestra literatura.

Gracias a Cuarto Propio por hacer visible este libro, gracias a Eugenio por su escritura y feliz permanencia, a esta fábula de la evolución.

 

 

La novela La Fábula de la Evolución fue lanzada en diciembre de 2013, editada por Cuarto Propio, presentada en el Cine Arte Alameda por el dramaturgo Ramón Griffero y el diseñador Paulo Méndez.